AV-8B Harrier II+

1. Introducción.

El Harrier es el primer avión de combate del mundo capaz de despegar y aterrizar en vertical. Es un aparato de enorme versatilidad que combina la capacidad de un caza de ala fija con la de un helicóptero.

La Armada Española fue consciente de la necesidad de adoptar un vector aéreo de ala fija, para poder garantizar la autodefensa de sus buques cuando estos quedaran fuera del alcance de los aviones del Ejército del Aire, basados en tierra.

Con este objetivo, se iniciaron una serie de pruebas a finales del año 1972, en las cuales el piloto británico John Farley demostró que la cubierta de madera del “Dédalo” soportaría la temperatura de los gases generados por la turbina de los Harrier.

Se adquirieron siete Harrier AV-8A a los Estados Unidos, que los fabricaba bajo licencia del Reino Unido. Durante el período de adiestramiento en los Estados Unidos se perdió un aparato.

2. El AV-8A/S Matador.

Los aviones, correspondían a los modelos Mk-53 (monoplazas) y MK-58 (biplaza), denominados AV-8A y TAV-8A.

Dichos aparatos llegaron a España en 1976, integrándose en la Octava Escuadrilla, operando desde la base aeronaval de Rota y desde el Portaaeronaves Dédalo.

En 1980, se recibieron cinco nuevas unidades del Harrier, esta vez comprados directamente de Gran Bretaña, del modelo MK-55, conocidos como AV-8S.

Estos aparatos eran prácticamente idénticos al AV-8A, pero poseían una serie de antenas de banda VHF, que facilitaba el contacto con los helicópteros en alta mar.

Posteriormente se modernizaron los Harrier de la Armada, siendo dotados de avisadores de alerta radar Skyguard 2000 de Marconi, interferidor ECM AN/ALE 7, TACAN, IFF, Smiths Industries HUD, girocompás Sperry G2C y otros sistemas de navegación.

3. El AV-8B Harrier II “Cobra”.

El AV-8B Harrier II presenta un nuevo fuselaje bastante más grande que el de los modelos iniciales.

Entre las novedades, el modelo Bravo, como se le denomina, presenta un nuevo diseño de ala supercrítica con extensiones en la raíz del borde de ataque (LERX) que permite una mayor capacidad de combustible (2.347 Kg.) y está dotada de una caja de torsión en fibra de carbono.

Así mismo se montó un motor más potente para levantar el mayor peso del nuevo fuselaje.

La Armada Española se intereso por este avión para operar en el nuevo buque Príncipe de Asturias (R-11) junto a los en aquel momento en servicio AV-8S de la 8ª escuadrilla.

Las 12 unidades adquiridas formaron la nueva Novena Escuadrilla. Los tres primeros aviones se recibieron en la B.N. de Rota el 6 de Octubre de 1987, y pasaron a denominarse AV-8B “Cobras”.

Estos aviones disponían de una avanzada aviónica, que incluia los computadores de misión AN/AYK-14(V), control de armas Lear Siegler AN/AYK-13, Head Up Display SU-128A, el sistema pasivo de puntería Hughes ARBS (Angle Rate Bombing System) y un sistema de navegación inercial ASN-130. Contaban además con un generador de oxígeno OBOGS (On-Board Oxigen Generating System).

Al igual que el AV-8S, la misión del AV-8B era apoyar a la Infantería de Marina; pero al poseer una mayor autonomía, capacidad de carga y sistemas operativos, permitia desempeñar la misión con mayor eficacia.

El avión presenta 6 soportes subalares, para un total de 4.175 kg de armas, que incluyen todo tipo de bombas, de caída libre MK-82 y MK-83 (de 454 kg.), bombas frenadas Snakeye.

Como armamento fijo, el Harrier II está equipado con un cañón GAU-12 multi-tubo de 25 mm. de calibre alojado en una barquilla bajo el fuselaje, con 300 proyectiles en la tolva.

Entre las novedades respecto a los modelos anteriores, el AV-8B puede llevar misiles aire suelo AGM-65 E/F Maverick anticarro, guiados por inflarrojos o TV.

También puede llevar bombas guiadas por láser GBU-12 y GBU-16, aunque para ello necesita un designador láser.

Otra opción son los lanzacohetes, LAU-10, LAU-8, LAU-61 y LAU-68, con cohetes de diversos calibres, que van de los 68 mm., a los 127 mm.

Al igual que los AV-8S, el Harrier II, también es utilizado como caza de defensa, mediante la incorporación de 2 misiles aim-9L Sidewinder, que el avión también porta como autodefensa en las misiones aire-tierra, y apoyo cercano. Además, para su autodefensa, se puede equipar con el pods ECM Sanders AN/ALQ-164 y el alertador de radar Litton AN/ALR-67.

A pesar del aumento de combustible interno, y la capacidad de despegar desde la cubierta del buque Príncipe de Asturias sin el uso del despegue vertical, los AV-8B españoles pueden ser equipados con tanque de combustible en dos puntos bajo las alas para extender su radio de acción; asimismo, el Harrier II está equipado de una sonda retráctil de reabastecimiento en vuelo.

Los AV-8B se actualizaron a la versión AV-8B Plus con un radar y nuevos equipos. Los 4 AV-8B que no han sido actualizados son del modelo day attack, pues solamente pueden operar de día. Sin embargo, la Armada se está planteando la modernización de estos aparatos al modelo night attack con capacidad de combatir con cualquier condición meteorológica.

La Armada también compró un entrenador avanzado TAV-8B, basado en el AV-8B.

4. Características técnicas del AV-8B:

  • Tipo: Avión de ataque y apoyo cercano embarcado.

  • Tripulación: 1 piloto.

  • Envergadura: 9,25 metros.

  • Longitud 14,12 metros.

  • Altura total: 3,35 metros.

  • Superficie alar: 22,18 m².

  • Peso en vacío: 6.336 kilogramos.

  • Peso máximo al despegue: 14.061 kg. o 8.596 en despegue vertical.

  • Carga útil: Hasta 4.899 kilogramos.

  • Velocidad máxima: 1.065 Km/h a nivel del mar.

  • Rango máximo: 3.600 km con depósitos auxiliares o 870 km. en misión de ataque.

  • Combustible: 3.519 kg y hasta 3.000 más con 2 depósitos auxiliares.

  • Techo máximo: 15.240 metros.

  • Planta motriz: Rolls Royce F402-RR-406A de 9.750 kg.

5. EL AV-8B+ / HARRIER II PLUS

Este Harrier es un desarrollo del modelo AV-8B realizado por Estados Unidos, España e Italia.

A pesar de las similitudes con respecto al anterior modelo, el nuevo Harrier incorpora un fuselaje totalmente nuevo, con mayor tamaño.

Además se instalaron nuevos tanques de combustible alares, y un nuevo motor Rolls-Royce F402-RR-408 con de casi 11 toneladas de empuje.

Sin embargo, la mayor diferencia es el radomo, que aloja un radar AN/APG-65, con varios modos: aire-aire, aire superficie, seguimiento y cartografía. El radar es uno de los mejores del mundo, es un avanzado sistema multi-modo y todo-tiempo, dándole al Harrier II Plus una capacidad diurna/nocturna aumentada respecto al modelo anterior.

Además, se le instaló un FLIR AN/AAR-51, situado en un carenado sobre el morro. Este dispositivo proporciona una imagen infrarroja del terreno, que se muestra al piloto en el HUD (Head Up Display), o bien en una de las pantallas de cabina. Durante las misiones nocturnas, el piloto dispone de gafas de visión nocturna AN/AVS-9 ANVIS, compatibles con la cabina y la instrumentación del avión.

Se adquirieron ocho unidades de la nueva versión Plus y se actualizaron cinco AV-8B. Todos estos aviones pertenecen a la 9ª escuadrilla, junto a los 4 restantes AV-8B.

Al igual que el modelo anterior, el AV-8B+ posee 6 estaciones de bajo las alas, y está equipado con el mismo cañón que el AV-8B.

Su armamento, es mucho más variado: Bombas de caída libre MK-82, MK-83 y MK-84, bombas frenadas Snakeye, cohetes de diverso calibre y misiles aire-suelo Mavericks, bombas guiadas por láser GBU-10, GBU-12 y GBU-16.

El radar APG-65, le permite llevar los modernos misiles AIM-120A/B AMRAAM (Advanced Medium Range Air to Air Misile), dándole capacidad de interceptación más allá de alcance visual.

Para la autodefensa, esta nueva versión dispone de un dispensador de señuelos ALE-39 de tubos, con seis equipos instalados en cada aeronave, dos en cada lateral trasero y superior del fuselaje. Cada uno es capaces de lanzar 180 cartuchos de bengalas y contramedidas. Este avión también dispone de un perturbador activo Sander AN/ALQ-167.

El AV-8B II Plus es similar al AV-8B salvo en que ha sido alargado hasta los 15,2 metros, su envergadura ha disminuido ligeramente a 9,24 metros y su nuevo alcance en tránsitos con depósitos auxiliares aumentó hasta los 3.830 kilómetros.